Toma de Decisiones

Sabías, que por lo general las tomas de decisiones no son unipersonal, aunque creamos que son propias, siempre tendremos una voz en nuestros oídos que nos impulsan. Desde tiempos remotos existían grupos designados para aconsejar o guiar a los jefes en esos menesteres de legislar como los consejos de ancianos en las tribus, los consejeros de reyes y emperadores o cualquier tipo de líder. La cuestión también trasciende a lo individual cuando un amigo, un padre, un familiar o los vecinos influyen en las preferencias, hasta cuando aconsejan algo contrario  ayudan a reforzar la verdadera vocación de los individuos.
También existen personas que no escuchan recomendaciones como los adolescentes que no cambian su accionar, aunque sean alertados y se enrolan en cosas que ponen en peligro sus vidas al participar en juegos peligrosos, juntarse con grupos no adecuados o que consumen drogas. Ocurre lo contrario cuando deseamos estudiar o trabajar en algo que nos gusta y sólo por complacer a los padres u otra recomendación, no lo realizan y después llegan los fracasos. Las valoraciones personales y gustos también son importantes, por lo que se deben tener en cuenta, así como balancear los pros y los contras que presenta el camino a tomar.
Aunque seamos adultos y creamos que somos responsables de tomar decisiones, cuando éstas, implican a muchas personas, será imprescindibles escuchar recomendaciones y datos confiables para que se puedan implementar medidas beneficiosas, por lo menos, para las mayorías. Por eso los gobiernos tienen grupos de consejeros que les proporcionan las informaciones, estados de opinión y muchas más valoraciones para que sean evaluadas al tomar las decisiones. Las grandes corporaciones usan este método para elevar o modificar sus producciones, obtener magnas ganancias y recibir alertas cuando existan disminución de demanda o alzas de estas.
La existencia de los grupos de presión tienen sus ventajas y están formados por especialistas, científicos, estadistas y analistas entre otras singularidades. Ellos realizan sus funciones en múltiples industrias, gobiernos, instituciones internacionales, en fin, en todas las esferas de la vida incluyendo la política. Dotando a las instituciones a las que responden, de valoraciones y datos, así como ventajas y desventajas de los asuntos que se debaten para que las disposiciones sean lo más acertadas posibles.
Lo negativo de estos grupos ocurre, cuando se realizan estas acciones con visión particular, influenciando a organizaciones de carácter internacional o particular en mantener o tomar medidas que tienen efectos no beneficiosos como la producción y tenencias de armas de todos tipos, medidas que afecten al medio ambiente o a las poblaciones, por ejemplo. Valorando que los dueños de las compañías o entidades que representan no tengan pérdidas en sus negocios sin importar sus consecuencias. También están los grupos que presionan o convencen con medidas represivas a los que participan en foros u organizaciones internacionales para que se vote por acuerdos que beneficien políticas, comercios o financiamientos de grupos de poder.
Por otra parte, los estados, conocen las variedades de opiniones y valoraciones que existen, por lo que usan las votaciones en varios escalones de gobierno para aprobar medidas que involucran a sus ciudadanos y aún así, muchas veces predominan las mayorías en el poder, vaya que no hay escape o el que hizo la ley hizo la trampa.
Las protestas de los sindicatos con sus reivindicaciones y los diferentes grupos de las sociedades en general, cada vez que salen a las calles o presentan sus demandas en los diferentes niveles, también son grupos de presión y bienvenidos sean, porque los pueblos son sabios y saben cuándo requieren justicias o mejoras. Lo contrario ocurre, cuando grupos con plena evidencias de que responden a intereses particulares salen en protestas. El pueblo también los reconoce.
Lo interesante de este tema en las influencias de tomas de decisiones es que todos de una forma u otra hemos sido ocasional o permanentemente influyentes en las tomas de decisiones de nuestros hijos, amigos, familiares o a desconocidos cuando emitimos nuestras opiniones, votamos, aplaudimos y hasta cuando damos un me gusta o no me gusta en las redes sociales.

Hits: 34