Tecnología

En los albores de la llegada del siglo XXI como si se cumpliera una predicción de Nostradamus, los acontecimientos tecnológicos se dispararon a una velocidad impactante. Tuve la oportunidad de ver algunas de esas transformaciones en esta hermosa y gélida región del mundo, desde mi primer viaje que sucedió, hace casi 20 años y que como dijo Gardel, no eran nada. La limpieza de las calles y las perfectas chapeas de áreas verdes, se realizaban con modernas máquinas, no con un batallón de hombres; la uniformidad en las construcciones me convenció que todo se regía por un estudiado procedimiento urbanístico; la aplicación de las computadoras en todas las operaciones tanto industriales como de servicios; aun se usaban los teléfonos de mesas en casa y comercios, el celular comenzaba a expandirse y el uso del incipiente internet en los centros de trabajo era para todos los trabajadores e incluso a los visitantes como nosotros, se nos permitía el acceso. Por otra parte, en la industria, el sector que visitábamos usaba técnicas modernas para todos los trabajos de mantenimiento, con estrictas normas de seguridad y un sin número de herramientas sofisticadas que dotaban de precisión a los trabajos y lo humanizaban. Ejemplo el manlift, que lo vi por primera vez y me enamoré de aquella máquina que colocaba a los trabajadores de forma segura en las alturas y comprobé que se comenzaba a quedar en desuso las aparatosas construcciones temporales para esos fines. Al llegar a mi tierra fue lo primero que recomendé, la adquisición de un aparato como aquel y se hizo, me sentía orgullosa.
Por otra parte cuando salíamos antano a deambular por la urbe adquiríamos mapas que informaban con lujo de detalle de todo lo referente al tránsito y sus trayectorias, miles de establecimiento expendían estos documentos con datos de todas las parte del país. Me gustaba ir de copiloto con aquellos enormes mapas sobre mis piernas en los que iba leyendo la ruta a seguir, ahora pienso que yo era como la voz del GPS actual. Por suerte al visitar estas tierras varias veces, siempre encontraba cosas nuevas y en el aeropuerto era como si llegara a uno nuevo. Me maravilló, la innovación de expender en ventanilla algunos fiambres sin tener que bajar del carro, como en los cines al aire libre. En invierno eso es una magnifica solución para comer y mantenerse calentito.
Caen en cascadas las facilidades cada año, con la aplicación de las nuevas tecnologías. Quizás muchos no les dan importancia por lo cotidiano, pero sólo vean la foto de una mujer pegada a un fogón de leña, un hombre cortando caña con un machete bajo el sol abrazador, una mujer lavando en el rio. También piensen cuántos no saben cómo están sus familiares por falta de comunicación. Hoy casi todos tienen celulares. Desde casa se compra cualquier cosa; se reserva un pasaje, un crucero, un hotel o un paquete turístico; se cobra; se paga y millares de acciónes. Gracias a la maravillosa TECNOLOGíA.

Hits: 35