Recordar.

Desde que comenzamos a visitar esta hermosa tierra norteña donde está enclavada la cuidad de Edmonton, hemos vivido y presenciado maravillosos acontecimientos como la boda de nuestro hijo, la visita a Banff y el encuentro físico y virtual con muchos amigos. Mi conocimiento de la amplitud de las tecnologías de comunicación era exiguos, ahora comprendo porque muchos viven con la pantalla del teléfono iluminada. Eso es estar informado y en contacto con muchas personas en el mundo. Además estoy contenta de poder disfrutar de tan amplia gama de pasatiempos visuales.
He logrado realizar uno de mis sueños cuando pensé que iba directo a vegetar, plasmar en un blog mis vivencias. En estos días he releído algunas crónicas iniciales y he vuelto a vivir los momentos en que mi esposo y yo, arribamos a Toronto con visa de visitantes. Años atrás había estado en ese mismo aeropuerto en misión oficial con un traductor y les aseguro que no se parece en nada al sofisticado de la actualidad.
El ruido del agua al descargar el baño cuando te apartas del ojo visor, asusta. Que te hablen en otro idioma sin entender nada y sólo imagina lo que te dicen, asusta. Querer comer y tener que señalar con el dedo lo que deseas, también asusta. Pero es bello. Después en los demás viajes te metes a osado y tira algunas palabritas que sabes no está correctamente pronunciadas y como respuesta el que te atiende, también te dice alguna cosa en tu idioma, es hermoso.
Inicialmente escribí un blog basto, ahora está un poco más elaborada su presentación, en el futuro aspiro a mejorarlo, siempre se me va un gazapo. Escribir todas esas crónicas es como cuando te desahogas con alguien y te sientes mejor. Disculpen por desahogarme con ustedes. Gracias amigos.

Hits: 57