Obras Perfectas

Cada uno de nosotros al involucramos en una tarea ya sea personal, artística, social, política, científica o educativa, pensamos que realizaremos una obra perfecta y al terminarla nos sentimos nerviosos por las expectativas de cómo será recibida por los demás. El final es conocido, en la mayoría de las ocasiones queda en un reducido campo de visión y audición. Así ha sucedido siempre, son pocas las obras que trascienden barreras para llegar a la generalidad o a la fama y muchas menos resultan vencedoras en el salto a la barricada del tiempo como Don Quijote de La Mancha, El Grito, La Mona Lisa, La Torre Eiffel, La Quinta Sinfonía de Beethoven, edificio de la ópera de Sydney o la capital de Brasil, Brasilia entre otras monstruosas obras.
Sin embargo, el mundo se ha desarrollado debido a la cadena de obras imperfectas y que los humanos en sus respectivas generaciones han ido perfeccionando cada vez más a través de los siglos y los siglos hasta llegar a nuestros días. No sucedió que alguien dijo voy a fabricar un bombillo, un carro, un avión o voy a construir un puente o una catedral, pasaron muchas horas de desvelos de millones para tener lo que existe en el presente y se continúan invirtiendo muchas horas para lograr muchas cosas más como conseguir procedimientos y medicinas de curas de innumerables enfermedades, realizar viajes espaciales o mejorar las condiciones de vidas de todos.
Todo comenzó frotando dos palos, luego alimentando el fuego para que no se apagara, después vino el arado, la rueda, la canoa y las velas de resinas. Es hermoso conocer algo de esos inicios, aunque sea imaginario. Esos primeros habitantes eran inteligentes y no se quedaron esperando sólo con lo natural, cada vez inventaban más.
Hubo otros motores para las mejoras de las creaciones como el derrumbe por su propio peso de las edificaciones cuando no eran resistentes y obligaban a comenzar de nuevo. Otros impulsores fueron los censores que con sus glosas ensalzaban o repudiaban las obras, aunque no siempre eran adecuadas, porque ni las críticas son perfectas y muchas veces repudiaron grandes obras de toda índole, que después se han convertido en famosas como la quinta sinfonía de Beethoven, El Quijote de Cervantes y Girasoles de Van Gogh.
Las obras casi perfectas o relevantes son como mágicas, nadie puede predecir que van a resultar así, son como un regalo. Incluso algunos no disfrutan de esa fama en vida, son reconocidas muchos tiempos después de su muerte como los famosos pintores que sus multimillonarias obras la disfrutan otros. La buena noticia es que toda tarea por sencilla que sea tiene una porción de perfección y esos son los éxitos personales. Todos logran en cualquier área donde realizan sus funciones una cuota de excelencia como el jardinero, el camarero, el cantinero que se convierte en un artista mezclando licores o el maestro que nos logra explicar operaciones complejas. Lo malo es que existen los que se destacan en acciones diabólicas y han existido unos cuantos que inclusos han roto la barrera del tiempo y aún se mencionan como Hitler, Calígula o Jack el destripador.
Nada, que todos realizamos obras con la intensión de que sean buenas y como recompensa son apreciadas por muchos y a la vez criticadas por otros tantos. En este proceso influyen las predilecciones y lo que no nos gustas se refuta. A unos les agrada la música clásica, a otros la literatura, a otros las pinturas, a otros las construcciones, a otros la política, a otros la filantropía y a otros lo militar y en esas áreas están sus exquisiteces. También tenemos los polifacéticos que seleccionan la perfección en un mayor número de áreas al visitar un museo, ir de paseo por las urbes y apreciar su arquitectura, viajar o ir a un concierto.
También tenemos a los extremadamente críticos que no les gusta nada, se convierten en amargados y por lo general no realizan en su vida ninguna labor con esmero por temor a ser criticados. Por otra parte, algunos sólo saben buscar defectos, tachar al predecesor y sucede que ellos muchas veces no están preparados para realizarlo mejor.

Hits: 51