Los Gustos

Los gustos son sensaciones extrañas e incluso existen algunos que merecen palos. Los humanos han ido cambiando sus preferencias a medida que han pasado los años o mejor dicho, los siglos. A los nativos seguro les gustaba ir a cazar, pescar, hacer sus lanzas, darle filo a una piedra y hacer el amor con su mujer, en realidad no había muchas opciones. A medida que surgió el dinero, las vestimentas y el fuego, los gustos fueran cambiando, comenzaron a gustarles las comidas asadas, recaudar riquezas, explorar y jugar. A las damas les encantaba bañarse con leche y miel, bueno a las mujeres siempre les ha gustado estar bellas y en cada etapa han usado una gran cantidad de productos para lograrlo. Los hombres también deleitaban de las bebidas alcohólicas alumbrados con mechones, fajarse o pasarle el puño a la mujer cuando se emborrachan. Qué decir de los nenes, les encantan los juegos y las travesuras, más tarde lo olvidan, porque se  convierten en mayores.
Existen muchos gustos que se transforman en obsesión por algunos objetos como zapatos, vestidos, carros, gorras o pinturas. Reportan que Maikel Jackson tenía más de 70 autos de diferentes marcas. Otros han logrado record Güines con colecciones insólitas como 11 111 carteles de no moleste de hoteles o 12 113 muñecos de Pokémon y un irlandés logró reunir 300 penes disecados de diferentes animales. Para lograr esos records, se invierten muchas horas de la vida en esas labores y existen más casos de los imaginados. Así de poderosos son los gustos y existen algunos de terror como a los que les complace asesinar.
Que decir de las satisfacciones que dejaron de imperar como las pelucas de hombres, los zapatos de dos tonos, las plataformas o los pantalones sobre la cintura. A la vez surgen nuevos gozos por los teléfonos celulares, las tabletas, los tv, los viajes, los cosméticos, las comidas rápidas, las grandes urbes, las redes sociales y muchas más.
Lo malo es que se mantienen algunos desde tiempos inmemorables como chismear, opinar sin tener base, pegar y asesinar a las mujeres, estafar al prójimo o manosear a los niños. Es una lástima que una civilización como la actual mantenga esos retrógrados gustos y estén dejando de leer a los clásicos, escuchar buena música o ver una obra de teatro.

Hits: 96