La Importancia del Nombre

A muchos no les agrada su patronímico y desean cambiarlo; lo que no saben es que la belleza o relevancia del nombre es el valor de quien lo posea. A las mascotas y las cosas también se les identifica con un patronímico y, por lo general, se usan características predominantes de ellas. Para los humanos, los padres utilizan varios recursos como combinaciones de sílabas, nombres usados en la familia o de otros idiomas; no conocen cómo serán sus párvulos y después, les endilgan un mote que los caracterizan. En la antigüedad, se les ponían a los hijos nombres que representaban la fuerza, el poder, la belleza, la selva, o de dioses, entre otros.
Con el uso de las redes sociales muchas personas comprueban que sus nombres y apellidos los portan otros individuos, y posiblemente ahí comprendan el por qué en los documentos se solicitan otros datos, para minimizar las posibilidades de coincidencias.
Algunos patronímicos mueven montañas, como los que identifican a millonarios, artistas o personajes de distintas épocas. También existe la fama en animales e instalaciones que juegan un papel importante en la sociedad. Algunas cosas van creando una característica primordial que identifica al que lo porta y hacen que su rebuscado nombre se olvide; por ejemplo, el jorobado o el manco, así como algunos oficios: el carpintero, el carnicero o el zapatero. Bueno, también existen motes insultantes que no se pueden mencionar delante del portador.
Muchos apelativos tienen repercusión social y son parte de la historia de la humanidad, precisamente como resultado de lo realizado o de lo que representaban, que puede ser positivo o negativo; así es Afrodita, Baco, Maquiavelo, Pitágoras, Paris, Arquímedes, Nobel, Mozart, Shakespeare o Hitler, entre muchos otros. También ocurre con científicos o negocios que han representado avances significativos para la humanidad y sus protagonistas son baluartes, tales como Fleming, Volt, Rockefeller, Eiffel, Tesla, Ford y Einstein.
Lo relevante de los nombres famosos en todas las esferas es que, al conocer su surgimiento, comprobamos que ellos no se ganaron ese papel en la historia fácilmente; tuvieron que luchar o perdurar en el tiempo, e incluso, recibieron rechazos y fuertes críticas. ¿Cuántos fueron rechazados en sus inicios o murieron en la miseria, y hoy sus obras son valoradas en enormes cantidades de dinero?
A muchos les sucede como a Palomo Linares en su famosa película, cuando fue expulsado del rodeo por un empleado. Tristemente hoy muchos practican ese método de rechazo y sólo dan oportunidad en sus áreas a quienes ya tienen un nombre reconocido; desean obtener sólo beneficios, pero puede que más adelante se tengan que quitar el sombrero.  Ganarse un nombre no es como los que otorgan los padres cuando nacen los niños, es luchar, ser perseverantes y salir triunfantes como lo hicieron muchos a través de la historia de la humanidad. Gracias a todos ellos hoy tenemos músicas celestiales, construcciones fabulosas, medicinas, automóviles, trenes, aviones, tecnologías sofisticadas y hasta viajes al espacio estelar, entre tantas otras maravillas. Aunque tristemente también poseemos armas, dinamitas o las bombas atómicas, que también son parte de la vida.
La naturaleza nos regaló este hermoso planeta lleno de accidentes geográficos que conforman cordilleras, ríos, playas, océanos, valles, desiertos, que cuando expresamos sus nombres nos mueven a realizar el deseado turismo.
La importancia del nombre es que identifique nuestro hacer y nuestro comportamiento; todos son hermosos. Aún así, muchos terminan siendo famosos con un seudónimo artístico, un apodo o con sólo su apellido.

Hits: 32