Jubilados

Las estadísticas asombran, sabías que, en el 2020, existían alrededor de 700 millones de persona con más de 65 años y su factor común es que todos han trabajado buscando el sustento de sus familias o cuidándolas, así como el suyo propio, casi toda su vida y ahora son jubilados o en tránsito del proceso.
Lo curioso es que mientras somos personas jóvenes y en edad laboral, nadie piensa que llegará el momento de retirarse y pensamos que somos imprescindibles en nuestra labor. Nada más errado, en el proceso de renovación de la vida, una nueva camada debe entrar a ejercer sus funciones laborales y todo sigue igual.
Este estatus de jubilado tiene varios pasos físicos, primero no deseamos cesar funciones porque creemos que podemos seguir. Segundo te empiezas a acostumbrar y ejecuta cosas que deseaba por mucho tiempo como atender el jardín, escribir, viajar a varios lugares, cuidar nietos, hacer ejercicios o sentarte a conversar en el parque.
En el especto emocional se piensa que la vida termina, gracias que poco a poco se comprende que no es así. Es el comienzo de una nueva era de la existencia y de reflexión. Muchos pasan balance a sus vidas y se percatan que, por trabajar en exceso, no le dieron suficiente atención a su familia. Que perdieron momentos fundamentales en el desarrollo de sus hijos o sus hermanos, desconocen sus gustos, sus formas de proceder, el primer amor o sus primeras relaciones sociales. Con los amigos otro tanto, no fueron a verlos cuando estaban enfermos o no los ayudaron cuando lo necesitaban. Lo bueno es que nunca es tarde, si lo deseas.
En el aspecto económico es una situación fuerte, fundamentalmente para aquellos que han laborado toda su vida devengando salarios mínimos que apenas cubrían sus necesidades elementales y para colmo devengarán por jubilación casi el 50% de sus ingresos anteriores. No todos salen mal, unos porque devengaban salarios ostentosos, otros pudieron ahorrar por su cuenta y otros se acogieron a planes de jubilación, bueno eso sucede en algunos países. Y están los trabajadores informales, los más afectados. Este grupo se calcula que lo conforman cerca de 2 000 millones en el mundo y ellos por lo general no reciben pensión, su sustento llegará hasta donde den sus fuerzas y al perderla, están obligados a depender de sus familiares y hasta pueden convertirse en indigentes.
Es importante comprender que las posibilidades de que todos envejezcamos y nos convirtamos en jubilados es altísima. Muchos podrán hacer poco para garantizar su subsistencia en esa etapa, pero todos debíamos proponernos desde que se comienza a trabajar en elaborar un plan para ahorrar, para no verse en aprieto en el futuro y poder disfrutar su jubilación placenteramente.
Los jubilados somos un nuevo grupo en la sociedad y bastantes numerosos, por cierto. Muchos han emprendido tareas heroicas, demostrando que aun pueden, pero no es lo general. Lo que, sí podemos hacer, es prepararnos para esa etapa de la vida y luchar porque todos los informales tengan un estipendio de jubilación modesto. Existen muchas razones para tratar de ser un poco feliz en esa etapa y lo interesante, es que si llegamos a esa fase es porque estamos vivos y podemos disfrutar de esta hermosa vida.

Hits: 52