El Pasado

El pasado surge tan rápido que pensamos que es nuestro presente, pero hasta cuando tomamos agua y pasa por la garganta o cuando el aire a llega a los pulmones ya es pasado. Cuántas veces deseamos volver el tiempo atrás para tomar otro camino. Vivir en el pasado tiene un alto costo de sufrimiento a nuestras vidas, todos perdemos nuestros seres queridos en un momento dado, muchas veces antes de que ellos completen su obra y nos quedamos solos, otras perdemos el trabajo, el hogar, en fin, muchas cosas dolorosas. Aunque, tampoco podemos vivir de recuerdos gratos que pasaron.
El pasado es interesante y no se puede cambiar, es positivo apreciar que muchas personas con su accionar contribuyeron a lo que tenemos actualmente, así como las generaciones presentes contribuirán a las que vienen. Muchos se equivocaron según lo vemos hoy, aunque en su tiempo su accionar fue novedoso, no importa si fue en la era antigua o en recientes años. Un ejemplo, fueron las jabitas de nylon y los pomos de refrescos plásticos que en sus inicios y por un buen tiempo, fueron cosas importantes. Sin embargo, un buen sistema de reciclado no se estableció debidamente y después de su uso, los plásticos se tiraban en cualquier lugar. Esa acción horrorosa se comienza a eliminar y en múltiples lugares se están haciendo limpiezas en ríos, litorales y hasta en fondo marinos, además se buscan métodos para destruirlos o reciclarlos. Una buena noticia es que se han detectado hongos, algas y algunos gusanos que se alimentan de plásticos y ellos podían hacer la acción biodegradable que todos deseamos.
El pasado debe ser referencia, pero no regir nuestra forma de ser. Siempre hay que tratar de mejorar, de lo contrario no avanzamos. Muchas personas desean vivir con las tradiciones de sus ancestros y eso es excelente hasta cierto punto, porque existen muchas que no eran buenas. La humanidad ha ido cambiando tanto que en los últimos tiempos una semana es tiempo suficiente para apreciar el avance. Los descubrimientos se aplican rápidamente después de comprobar sus efectos, no como en el pasado que muchos estudiosos descubrieron cosas importantes y sólo se aplicaron siglos más tardes.
Todos los días se anuncian cambios significativos con la aparición de nuevos materiales y procedimientos para curar enfermedades, hasta existe un investigador alegando que la vejez se debe tratar como una enfermedad, aunque me gustaría mejor que se diera con las curas de enfermedades como el cáncer, el Alzheimer o la diabetes antes que las arrugas, por lo menos ellas no duelen.
El futuro es promisorio, las comunicaciones pronto serán con la nueva tecnología 5G, ya se está gestando grabar un filme de ficción en el espacio, se anuncian nuevos materiales como el Grafeno que revolucionará las construcciones de equipos y automóviles por su resistencia y ligereza. En otro ámbito las fuentes de energías renovables requieren de mejores materiales y tecnologías para garantizar fuentes estables y suficientes de energía, muchos científicos están ocupados en ello y recién han centrado las esperanzas en la obtención de un compuesto químico con la estructura de la Perovskita, un mineral descubierto en 1939, a base de trióxidos de titanio y calcio que aumentará la eficiencia de los paneles solares. Son noticias excelentes y futuristas.
Muchos se dedican a buscar en el pasado causas y consecuencias que son historias, acontecimientos que se produjeron bajo condiciones diferentes desde un punto de vista social y tecnológicos. No sería mejor proponer nuevas soluciones novedosas a los problemas actuales, existen muchas condiciones para lograrlo, hasta la iglesia está reconociendo sus errores, eso es un gran suceso.
Y del pasado disfrutemos de las obras de artes, un legado maravilloso y ahora lo podemos disfrutar desde nuestro sillón en casa.

Hits: 19