Dinero

Al inicio de la civilización el intercambio de los productos agrícolas y manufacturados era maravilloso. Al aumentar el volumen de producción, transportar mercancías en aquellos tiempos donde no existía transporte, se hizo incómodo, por lo que fue comprensible que el hombre inventara las monedas y luego el papel equivalente. Lo que no sabía era que eso, le provocaría felicidad y a la vez infelicidad. Lo malo sucedió al valorar un animal como más importante que un producto agrícola o un par de zapatos menos valioso que un hacha.
Desde ese entonces, el dinero se convirtió en el centro de la vida. Poseerlo representa poder y se pueden adquirir los recursos necesarios para tener una vida cómoda y plena. Obtener el necesario es el gran problema, hemos inventado tantas formas para ganarlo que la original, a partir del trabajo, ha quedado casi obsoleta. La humanidad se hizo como Chacumbele, comenzó a valorar los insumos sin regulación y es increíble, un vestido puede costar medio millón y una tonelada de arroz unos cuantos pesos. El resultados de esta desmedida, es que algunos necesitan 2 o 3 vidas para gastar lo que poseen y otros no cuentan con nada, aunque trabajen día y noche.
Hasta hace unos años los ricos eran los doctores, ingenieros, abogados o los dueños de pequeños negocios. Los tiempos todo lo cambian y ahora los adinerados son jefes de compañías, cantantes, deportistas de alto rendimiento, los que logran introducir una novedad en red o algunas formas ilícitas, que mejor no mencionar.
Todo vale, todos queremos tener dinero y a todos se nos hace difícil adquirirlo, pero qué fácil es gastarlo. Dicen que es mejor invertirlo o ahorrarlo para que no se escape como agua entre las manos, probaré cuando tenga. El fabuloso equivalente es el motor impulsor de la vida. Para obtenerlo estudiamos, trabajamos, nos esforzamos y vivimos con la esperanza de contar con una buena cantidad algún día.
Tanto que me gustaba contar mi salario, últimamente todo es digital. El papel moneda y en metálico pronto serán piezas museables. Parece que pesaba mucho un maletín con 2 o 3 millones y que era proclive a los ladrones, de todas formas aparecieron los hacker. La buena noticia es que muchos habitantes del planeta no tienen más que lo mínimo y son felices soñando que un día tendrán una fortuna.

Hits: 36