Días de Homenajes

El 8 de marzo me invitó a reflexionar sobre lo importante que ha sido la designación de días del año para rendir homenaje o reivindicar mejoras para grupos, personalidades o eventos. Es un deber de cada generación recordar lo que sus antepasados realizaron por el bienestar de la humanidad y eso también lo reflejan esas fechas.
Individualmente tenemos días para homenajear nacimientos de cada uno de los miembros de la familia, días de matrimonios, días de graduaciones o fechas de la muerte de nuestros seres queridos, fundamentalmente. En lo colectivo, también se remarcan fechas de nacimientos de personalidades, eventos importantes para cada región, el estado e incluso mundial. Cada país tiene un calendario donde hacen remembranzas de acontecimientos importantes de su región como días de su independencia y referentes a sus próceres.
Por otra parte, globalmente se han designado jornadas a grupos minoristas, a los niños, las mujeres, medio ambiente, a animales y a sentimientos como el amor, entre muchos más. Las religiones tienen también sus datas de homenajes según sus credos y los católicos tiene su Santoral que, homenajea a sus santos y antes se usaba como fuente para nombrar a los hijos.
Tenemos tantas cosas a las que agasajar, resaltar sus actividades o que se visualicen sus problemas que ya los 365 días del año no son suficientes y algunas efemérides contemplan dos o más homenajes o recordatorios. No a todos les interesa un tema, un grupo o un problema, por eso existen fechas relevantes y otras, sólo son valoradas por minorías u organizaciones afines. El día de las madres, del padre, de la mujer o del amor son las más populares mundialmente, aunque algunas no coincidan en fechas, porque todos somos algo de ellas. Otras  celebraciones están ganando adeptos como la del medio ambiente y la de los niños.
Tenemos jornadas que repudian acontecimientos tristes para la humanidad como las guerras mundiales, lanzamiento de las bombas atómicas u otras masacres.  Y tenemos otras fechas donde se rememoran  hechos relevantes como finalización de contiendas bélicas, el primer viaje alrededor de la tierra o el día que se encendió el primer bombillo eléctrico, para mí, el evento más importante del mundo. Estas distinciones también sirven para hacer balance de lo logrado como resultado del trabajo y luchas realizadas en mucho tiempo por esos grupos o esas personas que necesitan reivindicaciones.
Las fechas de conmemoraciones han enseñado a la humanidad  que si se desean obtener reformas firmes y protectoras para todos los miembros de la sociedad, no se debe descuidar el trabajo y la lucha durante todo el año. Es increíble como muchos beneficios que se acuerdan en eventos de carácter mundial por mayorías de votos, después en la práctica no tienen suficiente propaganda y algunos estados, aunque votaron por su eliminación, no legalizan o institucionalizan los acuerdos. Como resultado, no existe una medida drástica a nivel mundial para evitar que sucedan eventos desagradables como asesinatos de mujeres, explotación sexual de mujeres, hombres y niños, utilización de mano de obra infantil, un efectivo cuidado del medio ambiente, discriminación de etnias y grupos minoristas entre muchos.
No obstante, muchos estados, establecen normas y leyes que permiten cumplir esos compromisos como permitir los matrimonios entre personas del mismo sexo, el aborto legal, la enseñanza para todos, prohibir el trabajo infantil, no excluir a las mujeres si son competentes para que asuman puestos políticos, técnicos o intelectuales y medidas para mejorar el medio ambiente, entre otros.
Como positivo de los días de homenajes, en muchos estados las fechas asignadas se han convertido en jornadas de fiestas y recordatorios de lo que queda por hacer. Además se resalta la labor de los destacados en todas las especialidades de la esfera a la que se le dedica el día. El 14 de febrero, el 8 de marzo, el 1 de mayo o el 5 de junio se han convertido en efemérides que todos conocemos y  aspiramos que muchas más jornadas de conmemoración se incorporen a las prioridades mundiales como los días de la discriminación, la violencia o el cáncer.
Esos días designados cada año, nos estimulan a ser seres humanos que luchan por lograr cumplir sus metas, por eso algunas fechas sirven de marco para protestas. Porque todos deseamos trabajar y devengar un salario justo, casarse con quien quiera, viajar a cualquier sitio, estudiar las carreras que se desea, tener hijos deseados entre muchas otras aspiraciones y que nadie nos valore por género, por el tono de la piel, por la apariencia física, por ser diferentes o por la afiliación política y religiosa.

 

Hits: 20