Devoluciones o Retornos

La práctica de las devoluciones o retornos son parte del ingenio de las grandes compañías para aumentar sus ventas y bienvenidas sean, porque demuestran que siempre se pueden mejorar las cosas. Las personas se sienten satisfechas de realizar sus compras ya que, si no le complacen los productos pueden retornarlos y eso representa más ventas para los comercios. Es una pena que no encontré este proceder tan elegante y beneficioso, anteriormente.
El grado de aceptación de los retornos es increíble, si observa la línea de los que realizan esta gestión puedes comprobar que devuelven hasta flores o equipos de armar que no encontraron la forma de conformarlos. Los alimentos también van en este saco, si no tienen el gusto o la consistencia que imaginabas, con confianza puedes llevarlos a devolver.
Las devoluciones parecen problemas, pero son también soluciones. Las compañías productoras de todo tipo de bienes se retroalimentan con los fallos de sus productos y ese camino de retorno es perfecto para lograr mejorar y aumentar sus ventas. El regreso de mercancías implica gastos y uso de logísticas. Como variante algunos proveedores en línea no solicitan el retorno, le es más barato enviar el nuevo producto. Lo difícil sucede cuando el distribuidor no tiene vínculo con el proveedor y en la larga cadena de suministradores o revendedores se pierde esa relación. Muchos tenemos que consumir así, no tenemos opción.
Este fenómeno de las devoluciones no es nuevo, se aplica en otras esferas de la vida y por cierto no nos proporciona ningún efecto agradable, por ejemplo, ocurre cuando:
-Muchas jóvenes tienen que regresar a sus hogares al otro día de contraer nupcias, el hombre considera que no es virgen y sucede más de lo que imaginamos e incluso, a las que devuelven pueden sentirse contentas, algunas son asesinadas.
-Se realizan retornos de los inmigrantes por tener conductas ilegales o inadmisible en el país al que fueron a buscar asilo. Ocurren también esas deportaciones por no lograr papeles de legalización e incluso mucho tiempo después de estar radicando en esas nuevas tierras.
-Se efectúan retornos de vivienda, conocido como desalojos, cuando no logras pagar lo plazos de rentas o porque el dueño tiene otros intereses.
-Muchos servicios no se prestan de la forma y con la calidad en que se proclaman y los clientes reclaman el reembolso del dinero pagado al no quedar complacidos.
-Te pueden recular del trabajo, de la escuela, de organizaciones sociales o políticas, de una instalación cultural, en fin, de muchos lugares por no cumplir con las normas que rigen dichos establecimientos o grupos.
– Las aduanas reenvían muchos productos a sus países de origen por no cumplir con múltiples regulaciones comerciales.
Lo interesante y preocupante de todos estos casos marcados como ejemplos es que no existen grupos que estudian las causas de esos retornos y devoluciones, por lo que los errores y disgustos continúan, y sus soluciones están lejos de alcanzarse.
Las nuevas tecnologías también provocan este fenómeno expresado en baja de ventas y obsolescencias que obliga a los proveedores a modernizar sus instalaciones o desechar muchos productos. Puede ser accesos a redes sociales en instalaciones hoteleras; equipos con tecnologías que despuntan en obsoletas o por uso de componentes que se proclaman dañinos como el caso del asbesto. El ejemplo típico de busca de soluciones ante el efecto perjudicial de componentes está en la oferta de un pago millonario, propuesto por Coca Cola a quien tenga una fórmula adecuada para que sus bebidas bajen contenidos de azúcar, manteniendo el buen sabor.
Nada que las grandes compañías expendedoras con sus políticas de retornos provocan que ocurran mayores ventas y avances de los productos. Por lo que, el aspecto de lograr mejores ganancias con el estudio de las causas de las quejas o reclamos debía servir de prototipo a las demás esferas de la vida incluyendo la social, política y familiar, para eliminar los problemas que tenemos.

Hits: 30