Vivir y Morir

Vivir es la palabra más grandiosa de la vida, sin esa condición no existe nada y morir es la más triste, pero implica a todos por igual hasta las estrellas mueren. No quiero abordar el tema con la perspectiva de esos dos vocablos en sí, lo enfoco con el sentido de que lo mejor que podemos hacer los seres vivos es vincularnos con un estilo de vida que sea lo más racional posible.
Las personas que vivían en la antigüedad posible no valoraban la vida y la muerte, la ignorancia de la existencia era tal que los humanos no se diferenciaban de los animales, procreaban entre ellos sin considerar parentesco e incluso los ricos lo hacían para mantener sus riquezas y poder, los abusos eran enormes. En ocasiones pienso que esas barbaries fueron las que  provocaron tantas alteraciones de nuestros genes. Luego brotaron los primeros pícaros que convirtieron a sus semejantes en esclavos y ciervos, deplorable actitud, fueron ellos quienes engendraron los sistemas que aun imperan donde algunos se creen mejores que los demás.
El concepto de guerra no ha cambiado, cuando el emperador o el rey deseaban que sus imperios fueran mayores, reclutaban a todos los que necesitaban sin preguntar y los llevaban a las guerras de conquistas a morir como moscas y los enterraban sin nombres. Eran dueños y señores de todo a su alrededor, llenos de creencias y hasta llegaron a pensar que su sangre era diferente. Tristemente tenemos algunos con sangre azul, tratando de dominar el mundo y pueden continuar causando guerras innecesarias.
Son tiempos difíciles, pero, no podemos rendirnos y es hora de cuidar la vida. Debemos proponernos metas de lograr sociedades felices, saludables y con un buen porciento de longevos. Luchar por mantener vínculos con las familias y amigos, no importa que no estén físicamente cerca, ya eso no es impedimento para relacionarse. Ahora conocemos lo hermosa que es la vida y su fragilidad.
Muchas condiciones peligrosas nos acechan constantemente como desnutrición, virus, enfermedades incurables o los llamados síndromes. Recuerdo como antes todos los que no eran saludables o no tenían un comportamiento establecido, se les decía anormal, ahora cada padecer tiene un nombre y un procedimiento para que la vida de los afectados sea más agradable e inclusiva, las oportunidades son enormes para ellos y sus familiares.
Muchos creemos que tener riqueza, un trabajo o que están saludables entre otras buenas condiciones estará presente en sus vidas hasta el final. La salud es una de las cosas más frágil y difícil de prever, aunque por lo general ahora se viven muchos años, aunque lo hacemos llenos de achaques. Muchos padecimientos se están apoderando de nuestros cuerpos que hacen que no seamos los felices que se esperaba, en ocasiones se nos sube o baja la presión arterial, nos informan que somos diabéticos, que tenemos un cáncer o el colesterol está alto y podemos infartar, entre muchos males. Cuando algunos de esos padeceres nos dan sus primeros síntomas ya no seremos jamás los mismos.
Es tiempo de tomar rienda de nuestros destinos y debemos utilizar los avances de la ciencia para alimentarnos y vivir. Cuántas personas eran intolerante a la leche, al gluten y muchos alimentos que consumían sin saberlo. Tenemos más alergias de las que imaginamos y muchas veces con sólo observar algunas reacciones después de comer podemos evitar ciertos malestares como dolor de cabeza o indigestión y si deseamos comprobar nuestras sensibilidades hagamos las pruebas necesarias para comprobarlo. Ahora se conocen muchos alimentos que su uso excesivo provoca daños, evitemos no consumirlos. Por otra parte, las relaciones sociales aportan una carga emocional positiva. Compartir con los demás, viajar, trabajar, cuidar los hijos, ayudar al prójimo si es posible y no tratar mal a nadie son algunas medicinas sin costos. Muchas veces son difíciles las condiciones de vida, pero es importante buscar soluciones positivas, hace poco tiempo no había nada de lo actual y las poblaciones eran más felices que ahora. Morir es fácil, lo difícil es vivir.

Hits: 37