Pedir Perdón

En los últimos tiempos países como Alemania, Japón, Reino Unido y el Vaticano han pedido perdón por las atrocidades que se realizaron en algunas regiones del mundo en los tiempos de conquistas y Holocaustos por guerras. Causantes, de millones de muertes, esclavitud y muchas más atrocidades. Eran otros tiempos, pero la humanidad, aún está pagando sus consecuencias expresadas en la brecha de desigualdades entre regiones. Es una acción hermosa esa de pedir perdon, en las que todos debían participar. En este mundo han sucedido tantas cosas que no da tiempo una vida para conocerlas todas, pero si es importante para cada ser humano, por lo menos, que conozca parte de su historia y sus orígenes.
Muchas personas se sienten abrumadas por sus problemas y fijan su vista en su trauma. Qué bueno fuera si observaran a su alrededor y se percataran de que sus asuntos son parte de los millones de problemas que existen en el mundo.
Si dedicamos un tiempo en ver un material sobre una tribu de África u otro país, lo primero que observamos es la alegría con que esas personas y los niños disfrutan sus bailes y sonríen, muestra de que se sienten felices con su medio y con lo que tienen, por cierto, con escasos recursos.
Otro panorama que es interesante observar son las personas que viven en favelas, y en aglomeraciones en condiciones paupérrimas, fundamentalmente anexas a las grandes urbes, como esperando les llegue parte de las riquezas que observan de cerca y sin embargo son personas que luchan cada día por sobrevivir y muchos, hasta lo logran.
El mundo, ha comprendido que, no obstante, al gran desarrollo que ha alcanzado en tecnologías y económicamente, tiene como asignatura pendiente eliminar las desigualdades. Muchas sociedades que han logrado subir más escalas en el área productiva y económica, conocen que es necesario subir el bienestar social y bajar el nivel de desigualdad entre sus habitantes. Por lo que implementan sistemas de salud, educación y laboral entre otros, bien estructurados para lograr que sus habitantes sean más felices o por lo menos vivan mejor.
Por otra parte, las desigualdades entre regiones y entre los habitantes del mismo país es aún abismal. Aunque es interesante conocer que ya se cuentan los estados subdesarrollados con cifras de 2 o 3 docenas y los desarrollados en similares números involucran a nuevas regiones como Singapur y Nueva Zelanda. Mientras, los que transitan para el desarrollo son el mayor por ciento y esas cifras son indicios de que el mundo se mueve para una vida mejor. Aunque es una realidad, que trascurrirán unos cuantos años, pero se logrará una vida mejor.
Muchos factores históricos influenciaron en la situación actual deplorables de cuantiosas regiones y no sólo es resultado de malas políticas. Ellas pagan fuertemente por la puesta en práctica de la esclavitud, el colonialismo y el saqueo fundamentalmente además de otras ignominias, que pusieron a un nivel infrahumanos a los pueblos que quedaron bajo esos regímenes y abusos. Todos conocemos sus fatales consecuencias y el daño psicológico que provocaron en millones de personas que aún perduran en la actualidad.
Las generaciones actuales no son culpables de tales desastres, pero si existe una deuda histórica con muchas regiones del planeta que no sólo debían recibir ayudas humanitarias, se debía contribuir con acciones más concretas para impulsar su desarrollo. Además de pedirles perdón como se está realizando últimamente.

Hits: 23