Mujer

La discriminación, el olvido y el ultraje en que ha vivido la mujer por siglos es posible que muchos crean que es ficción. Su origen, según la leyenda fue de la costilla de un hombre. A partir de ese momento debió agradecer a su creador y cometer el pecado. El hombre sólo cazaba, las tareas como sembrar, cuidar la cueva y los hijos o recolectar eran de las mujeres que se vieron aumentadas al surgir el fuego y tener que cocinar, por cierto, obligaciones que se mantienen en la actualidad. Más adelante establecieron el matrimonio, pero para las de clases altas, las demás féminas eran de quienes las encontraran en sus caminos. Las religiones también contribuyeron a reglas en vestimentas y comportamientos, hasta algunas fueron quemadas vivas por considerarlas brujas.
Inventaron que si perdía el himen por las causas que fuera ya no eran puras y todos las repudiaban, incluyendo sus propias familias. Pero no pensemos que eso son cosas del pasado, aún es costumbres en muchos países. Otra norma, era casarlas con quienes deseaban los padres e incluso desde que nacían ya tenían el pretendiente asignado y qué decir de la dote, si no la poseían se quedaban solteronas, aunque ese tributo era como que un hombre necesitaba que las familias le pagaran al hombre por darles una esposa.
La violación es tan cotidiana que los hombres se sienten instados a tomar la que les gusta o tienen la oportunidad por la fuerza, sin importar la edad, sólo recién se está considerando fuertemente la violación como delito. Hay más atropellos, como el invento del honor, donde la propia familia mata a sus hijas que tienen relación con un hombre sin casarse o si huye con él. Hasta existen culturas que entierran a las esposas con sus maridos si este muere primero, amén de las que sus parejas las matan por cualquier causa al sentirse sus dueños. Todo es un horror.
Los derechos sociales también estaban vedados para las féminas, quienes no podían ejercer el voto, ni estudiar en carreras universitarias, ni devengar un salario completo, ni ejercer ninguna función pública. Sin otro camino para subsistir, en algunas regiones surgieron las vírgenes consagradas para ser el hombre de las familias y otras optaban por la prostitución como medio de vida, pero debían dar parte de sus dividendos a las matronas o al chulo.
Por ser la que desarrolla en su útero la nueva generación debía haber sido más cuidada por todos y no haber recibido tantos agravios que es difícil resumirlo. Las mujeres les dan las gracias a los que inventaron los anticonceptivos.
No obstante, a todas esas barbaridades, las mujeres comenzaron a demostrar sus valías y muchas llegaron a reinas, guerreras, investigadoras y luchadoras por los derechos de la mujer por muchos siglos y llegó su tiempo. Hoy las Féminas son libres, hermosas, madres, esposas, amantes, científicas, profesionales, políticas, artistas, cosmonautas y hasta presidentas, son todo lo que quieran ser. Lamentablemente no son todas y no se han reivindicados todos sus derechos, pero es un gran avance. En muchos países son tratadas como seres humanos con derechos y deberes en la sociedad según la constitución.
Es hora de parar la violencia contra las féminas, que ellas reciban el mismo sueldo que un hombre por un mismo trabajo, que estén con la pareja sexual que deseen y parir hijos deseados. En un futuro no lejano lo lograremos.

Hits: 14