Los Sentimientos

Los sentimientos son como una tormenta en un vaso de agua y todos en un momento dado, nos ahogamos en ellos. Cada uno piensa que los propios son los más grandes. No existen métodos para medir el odio, el desprecio, el rechazo, el amor o la gratitud, por algo o por alguien y cada cual cree tener la mayor intensidad. Tampoco se pueden ver, ni palpar, están en nuestras cabezas y en nuestros corazones como decimos. Por lo general desconocemos los verdaderos sentimientos de quienes nos rodean, ya sea por temor o duda. Solamente con las palabras y las acciones es que se pueden percibir.
La hipocresía y la mentira son las armas fundamentales que esgrimen los humanos para ocultar sus verdaderos sentimientos. Los niños no ocultan el rechazo, el miedo o la aceptación, es posible que ellos no profesen lo que no conocen. Es sumamente triste no poder conocer lo que las demás personas opinan de uno. Muchas veces se convive con personas a las que no se les reconocen valores y al final del camino es que se les aprecian, o se piensa que nuestros cercanos nos profesan afectos y es todo lo contrario. En la vida todo es relativo, las cosas son interesantes, bellas o verdaderas dependiendo del ángulo que lo avistamos.
La tristeza, es un sentir perjudicial y “si la llevas en el alma o la cabeza no importa huir” como dice una canción. Es importante conocer las causas para eliminarlas, porque algunas no se pueden apartar completamente. El enfado es uno de los más temporales, pero si lo retienes, puede convertirse en rencor u odio.
Por otra parte los sentimientos se catalogan en positivos o negativos y todos poseemos de ambos. Es mejor ser de los que conservan los agradables, se deben proclamar con acciones y con palabras. Es importante decirles nuestro sentir a quienes amamos, apreciamos o admiramos, es hermoso y si se lo demostramos es mucho mejor, después, puede ser tarde. A los que no le profesamos gratos sentir es preferible obviarlos. Ah, cuidado, juzgar a la ligera o inducidos por otros es perjudicial.

Hits: 62