Los Estereotipos

Muchas cosas se han estereotipados a través de los siglos y todos creemos en ello, sean reales o no. Algunas razas son menos inteligentes, casarse por papeles o la iglesia es lo correcto, los hijos deben obedecer a sus padres, las niñas usan el rosa y los varones el azul, los mayores son los que saben o los hombres tienen que llevar el pelo corto y las mujeres largo, entre miles más. Con el avance de la ciencia y el aumento de conocimientos en muchas esferas, esas repeticiones se han ido rectificando, aunque no todas lo han logrado.
Por ejemplo, siempre vimos rostros de personajes que vivieron en la antigüedad y dábamos por hecho que eran así, ahora se ha implementado técnicas de restauración de rostros a partir de cráneos halladas en excavaciones y de pinturas o estatuas. Como resultado muchos famosos se plantean que tienen aspectos diferentes, algunos mejoraron, otros no. Aunque es interesante ese trabajo de reconstrucción. Creo que lo importante es lo que hicieron y su repercusión, no su aspecto físico.
Por otra parte, muchos plantean categóricamente que las razas no existen, lo que existe es el racismo. El concepto sobre las famosas razas y sus colores se formó como evaluación de las personas por los fenotipos que evalúa los rasgos físicos y conductuales principalmente. Ahora se aduce que biológicamente los humanos tenemos un 99. 9 % de similitud sin importar el color según el ADN, por cierto, que éste también elimina posibilidades de crímenes perfectos estereotipados por algunos asesinos o para descubrir a padres dudosos de su paternidad, entre muchas cosas más.
En el área nutritiva se establecieron numerosas creencias, muchos alimentos fueron subvalorados, otros enaltecidos y teníamos la famosa pirámides alimenticias. Ahora se conocen los verdaderos componentes de cada producto y por lo menos cada cual puede seleccionar su mejor opción. Me alegra mucho que nuestros boniatos, yucas, calabazas y fungos sean productos nutritivos. Este campo de los alimentos tiene mucho por investigar y ahora sabemos que la naturaleza a unos les dio manzanas, papa y brócolis, y a otros les dio boniatos, mangos, guayabas y col.
La moral es otra área bastante lacerada, tildando de inmorales prácticas netamente humanas. El sexo, para realizarlos había que estar bendecido por un cura o por lo civil firmando un papel, de lo contrario eras una perdida, bueno por supuesto las mujeres, los hombres podían hacer lo que deseaban. La homosexualidad era un delito grave y eran mujeres de la vida las que profesaban la prostitución, no sé qué significaba esa frase en realidad. Era malo besar al novio o hablar con él, siempre debían tener entre ellos una chaperona, un horror. Gracias que todo eso ha pasado, a la historia.
Lo más triste de los estereotipos es que el desarrollo no lo extermina y se están creando nuevos, por cierto, bastante perjudiciales para instituciones, personas y países. Pues se promulgan y se repiten, por ejemplo, evaluaciones sobre qué países, universidades, sistemas sociales y políticos son mejores según criterios sectarios o de poder.
Nada, que estos nuevos estereotípicos con carácter social, económicos y políticos pueden ser peores que los anteriores donde algunos eran hasta supersticiosos, no pasar por debajo de una escalera, un gato negro da mala suerte o mencionar algo dañino lo atrae. Lo más triste es que estos estigmas son repetidos y reforzados con imágenes estudiadas, haciéndolos creíbles y lo compartimos con un clic. Consecuencias, pueden hacerles mucho daño a las personas y a los pueblos.

Hits: 19