Longevos

La vida es bella y vivir muchos años es el deseo de todos los seres humanos. Queremos formar una familia, disfrutar de los nietos y pasear por este hermoso planeta. Matusalén es el representante de la longevidad, la Biblia lo cita como que vivió 969 años, aunque no hay nada que lo demuestre. Los registros más significativos sobre longevos que se tienen según Wikipedia son de una mujer que al morir en 1897 tenía 122 años y un hombre que falleció en el 2013 con 110. Un elemento en contra de los controles es que anteriormente los padres no anotaban las fechas de nacimientos con exactitud. Ahora con el aumento de las tecnologías y las comunicaciones se han detectados varias localidades en el mundo con numerosos centenarios, como en Japón, Italia y Costa Rica entre otras  y se les denomina zonas azules. Todos quieren saber qué comen y cómo viven. Hasta ahora no hay nada establecido. Solo queda claro que tienen un estándar de vida activo, alimentación natural o que beben mucho vino por citar algunas costumbres.
La atención médica de avanzada, los medicamentos y medidas sanitarias han jugado también un gran papel en lograr vivir más. Por otra parte los cosmetólogos ofertan pomadas para lograr eliminar el mayor cuño de los longevos, Las Arrugas. Sólo que hasta hoy, los más preocupados por sus apariencias tienen que acudir a la cirugía plástica para resolver este problema en las partes visibles, y el resto del cuerpo es una incógnita. La piel es como si continuara creciendo después que el resto del cuerpo detiene su desarrollo y llega el momento en que nos sobra una buena cantidad.
Es curioso, cuando vemos a un perro y un hombre paseando, podemos con facilidad determinar el rango de años del humano, pero para el animal hay que ser erudito en esa materia. Los cambios con el tiempo para el hombre son evidentes.
Las mayorías se conforman con estar vivos, sin preocuparse por una apariencia que no tiene solución por ahora. El mayor deseo general es estar consciente, con independencia de acciones. Las grandes masas les dan gracias a un dios por darle la vida y otros han aprendido que deben disfrutar todo lo más que puedan. La realidad es que ser longevos es maravilloso. Como nada es perfectos en esta vida, alcanzar edades avanzada no siempre es con las mejores condiciones. Algunos pierden las facultades fundamentales o las enfermedades crónicas los llenan de achaques y dolores en todo el cuerpo.
La búsqueda de la fuente de la juventud no ha dado resultado, pero creo que está en nosotros mismos, la mente no envejece y cada vez vemos más personas de la tercera edad haciendo actividades atrevidas  que anteriormente estaban sin razón vedadas para los mayores como escalar, correr o bailar.
La buena noticia es que la esperanza de vida es cada vez mayor, según registros del 2015, más de 117 países tenían esta cifra mayor de 70 años. Quedaron atrás la época que las personas morían como mosca ante un insecticida por las epidemias y de enfermedades infecciosas. Además la ciencia continúa en su empeño de lograr que podamos tener una estancia más placentera hasta la llegada de lo inevitable.

Hits: 73