Las palabras

Las palabras son unas de las armas más mortales del mundo, aunque parezca increíble. Las percibimos con los oídos y la vista, no tienen sabor, ni olor y por supuesto no se comen. Pueden estar compuesta por una o varias sílabas. La gramática las clasifica en verbos para las que reflejan acción, adjetivos las que califican y sustantivos las que designan a los animales, personas u objetos, entre otras muchas variedades. Es curioso que algo que tampoco se pueda palpar sea tan peligroso.
Las formas en que usemos los vocablos es importante, con ellas podemos provocar amor, amistad, odio o traición entre otros sentimientos. Una expresión ofensiva puede desencadenar una riña o una guerra entre personas o entre naciones. Sin embargo que hermoso es escuchar o leer que nos aman, que nuestra presencia es reconfortadora o que nos necesitan.
Es mejor quedar en silencio cuando no nos gusta algo o nos exaltamos por un evento desagradable. No es dejar de expresarnos, sólo que debemos decirlo en calma para obtener el resultado deseado que no tiene que ser positivo, puede ser la rotura de vínculos importantes o una justa  y enmarañada reclamación a un ser amado. Este tipo de control es difícil, hasta para los más ecuánimes. Lo lamentable es decir algo en el calor de la furia que después lamentamos.
Por otra parte, los humanos no decimos todo lo que pensamos. La mente procesa constantemente. Expresamos las ideas de forma parcial o contrario al sentir, ya sea por conveniencia o por no herir a los demás. Unos son parcos y le es difícil expresarse, otros locuaces y hablan lo que deben y lo que no deben. También es común escuchar que no tienen palabras para expresar lo que sienten y es real, el vocabulario es cerrado y el pensamiento es infinito. Por eso existen los especialistas de las lenguas que cada vez suman más vocablos, para que podamos decir más.
Muchos aunque deseen temen expresarse libremente ya sea por razones políticas o sociales. También están los que no le dicen a sus parejas que las aman por temor a perder el control y lo contrario, quienes dicen amar sin sentirlo, nada que hay de todo como en botica. Las acciones también refuerzan las palabras, son como las películas de los sentimientos.
Nunca se debe ofender a nadie, eso no se olvida jamás, aunque te perdonen. Lo bueno es que aprendemos todos los días y es mejor decir o escribir cosas hermosas a las personas que amamos y apreciamos, si no tenemos palabras adecuadas se los podemos demostrar con  hermosas acciones. Los quiero.

Hits: 54