Las Fronteras

Por lo general, todos conocemos que en la Tierra existen muchísimos países, y en las escuelas hasta se estudian sus ubicaciones geográficas, sus extensiones y sus fronteras. También se conocen el número de habitantes, su crecimiento económico, sistema político y hasta la cantidad de practicantes de las principales religiones. En fin, si buscas datos sobre cada nación encontrarás, además, detalles en cuanto a su educación, sistema de salud, nivel de pobreza, entre otros; lo que no abunda es el conocimiento acerca de cómo surgieron sus fronteras y es un aspecto interesante en la historia y su influencia en el desarrollo de cada país.
Recién he conocido algunos datos curiosos que me han causado una gran impresión y asombro. Este asunto de las fronteras es un aspecto serio, e incluso, ha sido motivo de millones de muertes a lo largo de todo el mundo, como son los casos actuales de la guerra en Ucrania, que tiene en vilo al planeta, y las más recientes tensiones entre la isla de Taiwán y China, estando ambos conflictos relacionados con las fronteras.
Existen muchos países que tienen en su seno movimientos separatistas, que es lo mismo que desear establecer nuevas fronteras a los territorios ya reconocidos como países, porque se sienten diferentes a los Estados a los que pertenecen. Muchas historias han ocurrido hasta las formaciones de las fronteras actuales. En los tiempos imperiales, los países de Europa y Asia comenzaron siendo parte de varios imperios que movían sus fronteras de un día para otro, o bien podían demorar siglos, sólo que en esos tiempos las poblaciones tenían los mismos problemas de pobreza e ignorancia ya fueran de un imperio u otro. Así ocurrió más adelante en la era de las conquistas y descubrimientos, que algunas áreas de Asia, África y América se movían según los colonizadores iban ocupando las tierras.
Son relativamente recientes los movimientos de fronteras en el “descubierto” continente americano. España, Portugal, Inglaterra y Francia fueron ingresando por algunos puntos de sus costas y conquistando territorios ocupados por los oriundos. Inglaterra comenzó con treces colonias en la costa Este de América del Norte, y después, los conquistadores se sintieron dueños y tomaron posesión de todo hasta el otro lado del mar. En la zona Sur, los españoles y portugueses se repartieron las tierras con la anuencia del Papa de esa época para evangelizar a los originarios. Portugal obtuvo a Brasil y a los españoles les correspondió el resto, con un toque de los maravillosos Andes. Los franceses también buscaron su parte en México y en zonas de Canadá. Todo el continente y hasta las islas del Caribe estaba habitado, pero eso no importó a los famosos “descubridores”.
Los trazados de fronteras han ocurrido en unos casos como resultado de conflictos, como entre Chile y Bolivia, y en otros, por acuerdos, usando accidentes geográficos, como el río Bravo entre Estados Unidos y México; en el caso de las islas y algunos continentes, el mar o los océanos constituyen la división. Los humanos no se cansaron y también crearon fronteras en el espacio aéreo, marítimo y hasta en las comunicaciones. Muchos de esos acuerdos los realizaron personas o grupos de ellas que no tuvieron en cuenta los intereses de quienes radicaban en esas áreas, como es el caso de la India y Paquistán, que trazó el límite un inglés que ni conocía la zona. Todo eso ha traído como resultados que aún en la actualidad continúan los conflictos.
Las fronteras han invadido la vida de todos los humanos, estableciendo idiomas oficiales, sistemas económicos y políticos, sistemas religiosos o laicos, sistemas de enseñanzas o de salud, entre otros aspectos, según los gobernantes de turnos. También se han impuesto grandes fronteras psicológicas al considerar a algunos países mejores y más inteligentes que otros, y las entradas a cada región es como una selección de la lotería, con las famosas visas y tiempos de permanencia.
No podemos desanimarnos por lo ocurrido con la pandemia, que nos retrasó un poco el flujo de eventos interesantes que estaban ocurriendo con la gran movilidad, el turismo y el enorme avance tecnológico. Creo que lo más hermoso que puede surgir en la Tierra es que con el uso de la inteligencia artificial se imponga que las fronteras sólo sean para identificar dónde naciste, porque por lo demás, todos somos y seremos Terrestres.

 

Hits: 35