La Piel

La piel es como una capa de pintura que nos sella y nos protege. Se calcula que los humanos adultos tienen como promedio 2 metros cuadrados de piel. Ese cálculo no debe contemplar a los de la tercera edad que al parecer la piel no les deja de crecer y por lo menos deben tener medio metro cuadrado más de envoltura si se estiran las arrugas. Sólo las palmas de las manos y los pies se salvan.
Todos quisiéramos tener la piel suave y lisa hasta el final de nuestros días como cuando tenemos menos de treinta años. La realidad es fuerte, después de esa edad, comienzan a surgir las líneas de las sonrisas alrededor de los labios y las de las preocupaciones en las frentes. Bueno lo importante es que no duelen. Antes nadie se preocupaba por la aparición de las arrugas. Ahora todos estamos en el bando de lucir hermosos a cualquier edad y para eliminar esos indeseables pliegues se recurren a métodos costosos o nos ponemos en la piel cuantos remedios naturales proponen los innovadores. Se comienza comprando cremas que por lo general son caras. Algunos acuden al cirujano plástico con un buen ahorro en el bolsillo y puede resultar en ocasiones que el remedio es peor que la enfermedad.
La pigmentación de la piel es otro aspecto importante de este órgano. Las variedades de tonalidades están avalada con la explicación científica de la melanina y otros conceptos. La buena es que en un futuro quizás se puedan cambiar los matices según se prefiera, tomando una pastilla, poniéndonos una crema o entrando a una cámara, ya existen algunos métodos para bronceados o blanqueados probados.
Qué decir de los animales que mudan cada cierto tiempo su envoltura y quedan como nuevos, sería una solución excelente para los humanos que sólo usan procedimientos de mejoras en el rostro y olvidan el resto del cuerpo que queda como ropa exprimida al pasar de los años.
Otras de las funciones de gran importancia de la piel es la sensitiva que protege alertando sobre lo frio o lo caliente, provoca la sensación de dolor si se lacera y si rozas a las personas amada, la reconoce y provoca placer. Su temperatura es otra alarma, si nos da fiebre es porque algo anda mal en el cuerpo y debemos actuar. También ella activa defensas como cuando provoca sudor para enfriar.
La piel es nuestro escudo protector y no es tan frágil como algunos creen. Además se regenera cuando se le rompe su secuencia, es una de las propiedades más maravillosa de este órgano que nos demuestra que siempre hay una solución para todo aunque en ocasiones no es la que deseamos, al dejar una marca. El estado de la piel no debe preocupar, siempre se debe disfrutar de cada etapa de la vida

Hits: 38