La Historia

Historia es todo lo que sucede después de un segundo, no se puede dar marcha atrás al tiempo, sin embargo, por lo general se valora como historias los hechos acaecidos tiempos atrás. Existen muchos amantes de esta materia, los eruditos en esas especialidades son altamente valorados. Lo difícil está en que ha transcurridos tantos años desde que existe la humanidad que la data es inmensa y se hace difícil conocerlo todo. A las mayorías cuando estudian en las escuelas esa asignatura les sucede lo mismo que con las integrales, la olvidan después del examen. Por lo general se recuerdan los hechos relevantes ocurridos en sus territorios y algunos de impacto mundial. Otros ni siquiera graban lo elemental, consideran que son asuntos que no alimentan y ya ocurrieron.
La historia se convierte en tradición cuando los acontecimientos se hacen repetitivitos y todos los pueblos tienen sus tradiciones, aunque no siempre sean buenas. Existen comunidades que practican métodos ancestrales a la hora de enterrar a sus muertos, de realizar los matrimonios, en la crianza de los hijos y hasta la forma de vestir, comer o arreglar las casas.  Los pueblos son los que mejores guardan sus memorias y les rinden homenajes, no olvidan y cada año ejecutan acciones para rememorarlas. Se dice que la historia se repite y eso sucede porque muchos problemas quedan pendientes y otras generaciones tratan de ejecutar acciones similares para solucionarlos.
Al paso de muchos años los acontecimientos también se convierten en leyendas. Podemos imaginar que al transcurrir 2000 años más, es posible que los viajes de Cristóbal Colon sean como los de Gulliver o La Toma de la Bastilla como la Toma de Troya por citar algunos hechos históricos relevantes. Otros eventos como las guerras mundiales, las expansiones territoriales de los reyes y emperadores, el esclavismo, el feudalismo, el fascismo o nazismo serán cuentos de terror, porque las futuras generaciones no creerán que esas cosas sucedieron realmente, más aun, cuando para las actuales son incomprensibles y horrorosas. Por otra parte, muchos hechos históricos son como si continuaran ocurriendo constantemente y su final no se vislumbra. Sólo cambian su forma de realizarlos. Todo indica que es bueno ser emperador, rey o presidente y en la antigüedad para lograrlo se llevaban a luchar a muchos hombres para conquistar más territorios y mayor poder. Hoy se lucha económicamente para dominar mercados, se lucha en las urnas o se hacen manifestaciones para lograr derechos.  Bueno, estos métodos son más modernos, ojalá continuemos así y las nuevas generaciones vean la historia de este siglo como el principio de una nueva era.

Hits: 46