Informaciones y Desinformaciones

Hoy en día tenemos muchas informaciones y por variadas vías; sin embargo, sólo algunas  se emiten hasta el cansancio. Además, no todos las escuchamos debidamente, queremos opinar según nuestro punto de vista y la vida se ha vuelto como un erizo lleno de púas. Todo ha cambiado con la inundación del internet y las redes sociales. Las fundamentales cadenas de información mundial en busca de campos perdidos se han unido en bloque según sus aliados, y los noticieros del día repiten lo mismo en cada bando y con la intención de desacreditar al contrario.
Anteriormente, con los carteles publicitarios se conocía el uso de los productos y eso era importante para poder seleccionar entre tantos parecidos; ahora algunos usan hasta formatos de película de suspense pero al final sale el producto que anuncian. Es válido obtener ganancias y adeptos, lo incorrecto es que se tergiversen las informaciones para lograrlo. Los ejemplos están a la vista, como cuando te proponen el uso de cremas que mágicamente eliminan arrugas y para incitar su uso muestran pieles tersas de rostros juveniles. Sucede similar en los “antes y después” que muestran, donde no usan a las mismas personas o están maquilladas, y con los procedimientos para adelgazar, no dicen que sólo se logra con mucho empeño y largas temporadas consumiendo alimentos con bajos índices energéticos o si visitas al cirujano a realizarte una liposucción, entre otros procedimientos.
Ah!, y los videos que te dicen que su descubrimiento es el adecuado porque no te han querido decir la verdad los productores. En otros, confesos científicos alegan que existe la reencarnación, que la mente lo puede todo, que Dios existe, que la muerte es reversible y hasta que la tierra es plana. A mi entender están demostrando que la humanidad es algo estúpida, que no se sabe controlar y por eso hasta se enferman; que realmente ni se pueden curar, ni llegan a ser ricos; actúan como la nueva inquisición al provocar que tantas personas estén deprimidas y se sientan inútiles al no lograr sus aspiraciones.
Es contradictorio que tanta información acumulada en tantos siglos de humanidad yazcan en los sistemas donde muchos contribuyeron a digitalizar, mientras les ofrecemos el tiempo libre a las redes sociales. Las nuevas generaciones debían ser líderes en conocer los datos históricos, las situaciones económicas de cada región, los ratings de enfermedades y grados de desarrollo de los diferentes países, ya que con sólo un click obtienen la información; no como antes que el desconocimiento era enorme por la falta de libros y otras fuentes informativas.
Puede que no crean que Europa sea la región con mayor porciento de muertes por cáncer, donde Dinamarca es quien tiene la mayor tasa de esta enfermedad y que México, Nicaragua y el Salvador muestran la menor tasa de mortalidad por este terrible mal, o que en el 2020 murieron más de 10 millones de personas por ese terrible flagelo. Por otra parte, las noticias rondan en los últimos tiempos acerca del virus, la Ley del aborto, las comunidades LGBTI y el alto costo de la vida, pero esas esferas competen a los países desarrollados; nadie publica que el mundo requiere más de 2 mil millones de viviendas para ese número de familias necesitadas de ellas, que 3 100 millones padecen hambre o no comen lo necesario, entre muchos números importantes.
Como podemos comprobar, la gran cantidad de información que existe no está siendo utilizada adecuadamente por la humanidad que se está dejando influenciar por noticias y recomendaciones que no nos ayudan a mejorar, llegando al punto que la división nos absorbe y la realidad es que casi ningún pueblo está libre de necesidades, aunque todo se pinte color de rosas o no se informe.

Hits: 34