Fuera de Moda

Cuando pienso en los periódicos, las revistas, las cabinas telefónicas, los correos, las tiendas de barrios o en los viejos, me da un gran dolor. A todas esas cosas le está sucediendo lo mismo, se están quedando fuera de moda. En tiempos anteriores eran tan imprescindibles que era imposible pensar en su desuso.
Las tiradas de la prensa escrita en casi todas sus modalidades han pasado al formato digital. Como consecuencia, los surtidos y pintorescos kioscos de prensas se van cerrando o cambiando su sentido social a medida que la clientela desaparece.
Leer el periódico en las mañanas o en las tardes era un ritual para muchas personas, que llegaron a considerar a ese medio como las conservas de las noticias, las que podían releer si no las entendían o para recordar algún dato. Esa generación que se enteraba de la situación política, cultural y económica del mundo por esa vía, no concibe su desaparición y le echa de menos. Por otra parte convive la descendencia que emergió con la explosión de internet, donde pueden acceder a la información que desean a cualquier hora y prácticamente desconocen esa parte de la historia de periódicos y revistas famosas.
Cuando llegó la tv masiva, la prensa tembló pero se mantuvo. Los primeros en sentir el embate de la competencia tecnológica fueron los Comic al ser desplazados por los muñequitos y series de televisión. La buena noticia en este aspecto es que los originales de esas revistas de muñequitos en la actualidad son grandemente cotizadas en subastas, como las pinturas antiguas.
Los lectores de libros impresos también se afectan en esta nueva era, al predominar el modo digital y las librerías han visto disminuidas sus demandas. Los correos no poseen como función principal las correspondencias como anteriormente y los carteros están extinguidos como los dinosaurios en muchas regiones. Qué decir de los ancianos, nadie los escucha, les dicen que están fuera de moda sus conocimientos y que sus sabidurías están plasmadas en los discos duros. Hasta tecnologías recientes, están pasando de moda como las codiciadas computadoras de mesa que se han convertido sólo en instrumentos de trabajo o los reproductores de música de disco.
Siempre existen sectores que se sienten más cómodos como el caso de los ecologistas, al conocer que un número de árboles no son cortados para fabricar papel, aunque el reciclado está bastante arraigado. Los teléfonos celulares son cada vez más sofisticados y ganan más campos de aplicación. Nada que la vida es así, unos mueren y otros nacen, unos están arriba y luego están abajo.

Hits: 70