Experiencia Laboral

La experiencia laboral es una comprobada habilidad para realizar determinadas acciones apoyadas con los conocimientos sobre un área específica y todos ansiamos tenerla. Anteriormente muchas labores no requerían de un estudio profundo, pero si, de una buena práctica y esto, por lo general sucedía con los operarios. Existían otras áreas donde se demandaban muchos años de estudios y de pericias, como los cirujanos o los guías.
Existen otros tipos de experiencias como la amorosa, callejera, deportiva o sexual. Y tenemos la natural que la recibimos queramos o no y es la de la vida, que al igual que un cachumbambé nos brinda momentos hermosos como tener un hijo, viajar o leer y las malas, mejor ni mencionarlas.
Antes, la experiencia laboral se lograba después de mucho tiempo y dándose golpes con los problemas. Por lo que las personas contaban con unos cuantos abriles sobre sus hombros cuando la adquirían. Los ancianos eran los dueños del cúmulo de habilidades y a numerosos de ellos no les gustaba trasmitir sus conocimientos para mantener el poder. Por otra parte a los jóvenes se les dificultaba ser experimentados por el abundante analfabetismo, el poco acceso a manuales o libros técnicos para estudiar en sus propios idiomas o rústicas herramientas entre otras muchas causas.
En la actualidad con el uso de la tecnología, las comunicaciones y el alto grado de enseñanza, los papeles se han invertido, la juventud puede adquirir un excelente punto de partida para adquirir la destreza y los conocimientos deseados. En muchas ramas, el sector juvenil de la población, es el más experto como la informática y la robótica.
En otras aristas, innumerables especialidades se han quedado desarmadas con los análisis de composición de prácticamente todo y muchas cosas que valorábamos como buenas, tienen efectos negativos en la salud y el medio ambiente. Y algunos oficios que resultaban imprescindibles como los de mecanógrafos, secretarias, operadoras de pizarras telefónicas ya no son funcionales.
Las prácticas pre profesionales es otro camino que ha quedado un poco rezagada. Los estudios de las diferentes especialidades, contemplan un tiempo de entrenamiento, que en la mayoría de las ocasiones no brindan todo los resultados deseados.
El slogan de las entidades para solicitar fuerza de trabajo, parece estar fuera de moda, piden años de experiencia. Olvidan que la práctica se ha convertido en algo individual y cada puesto requiere un entrenamiento específico en su desempeño. Puedes ser experto en cirugía del corazón o de la vista con el bisturí, pero si solicitan trabajo en un hospital que adquiere equipos de última tecnología, tiene que entrenar como un novato.
Hasta en los trabajos menos complejos la tecnología está presente. Vivimos épocas donde las técnicas se modernizan con alta rapidez. El estudio y la práctica deben ir aparejados a los avances tecnológicos. Y las viejas experiencias de la vida también han cambiado, se palpa al contemplar el entorno.

 

Hits: 128