Especialistas

Por lo general cuando hablamos de consultar a un especialista nos referimos al área de la medicina. En esta rama de la ciencia es donde más expandido está este concepto y se refiere a los médicos que se dedican a curar enfermedades en un sistema o parte del cuerpo humano. Estas especialidades también se conciben en el resto de las ramas de las ciencias o el arte, pero no se le denomina de esta forma, se conocen como expertos, peritos o críticos.
En mis tiempos de estudiante se usaba mucho estudiar especialidades en casi todas las carreras. Te podías graduar de técnico en química orgánica o química inorgánica, de técnico en productos lácteos o cárnicos y así miles de ejemplos. Se usaba la jarana de decir soy especialista en hormigas o mariposas. Es verdad que la pericia en algo es maravilloso, te puedes sumergir en ese mundo hasta el infinito. Me impactó hace muchos años un hombre que participó en un concurso que trasmitían por la tv y resultó ganador, respondiendo preguntas sobre arañas. La otra cara de la moneda es el posible vacío de conocimientos para el resto de las cosas del mundo o quedar convertidos en monotemáticos.
Las escuelas para estos tipos específicos de aprendizajes, requieren de muchos recursos para contar con profesores y materiales también especializados. Muchas ramas de las ciencias que requieren de fuerza de trabajo especiales asumen la alta inversión y luego de la instrucción general de las materias necesarias, forman  especialistas con los más destacados.  Graduarse de las diferentes carreras profesionales no es malo. En la práctica es  agradable consultar a un médico integral al que le podamos contar todos nuestros males, consultar un técnico que nos valore el equipo completo o un músico que toque varios instrumentos.
Esto es un tema complejo y ser un especialista de una rama es un gran logro. Existen tantas cosas específicas en el mundo animal, mineral o vegetal que es difícil de imaginar cuantas especialidades podrían desarrollarse. Leer nos sumerge en todos esos mundos someramente y es verdad que no podemos aspirar a saber de todo.
La buena noticia es que todos somos profundos conocedores de algo aunque no lo parezca. Podemos ser pintores, cantantes, pilotos, choferes, pescadores, recolectores de desechos, carpinteros, cosmonautas, planchadores, lavanderos o científicos por ejemplo y todos aprenden el secreto de cada una de sus profesiones convirtiéndose en verdaderos expertos. Es maravilloso e incluso muchos logran prepararse autodidácticamente en tareas complicadas.

Hits: 63