Engaños y Realidades

Estas dos palabras califican condiciones opuestas. Una expresa la verdad y la otra la mentira. Con las técnicas y el grado de información que existe en la actualidad, se ha podido comprobar que no todo lo que presumíamos como realidades son fidedignas. Hechos y personajes históricos que nos mostraron de una forma, no lo son y cada día se descubren nuevas evidencias sobre innumerables acontecimientos que revierten lo aprendido como quienes fueron los primeros habitantes y sus líneas de migración o quién conoció al continente americano primero.
Sociedades que presumen de perfectas, no lo son, tienen sus lastres. Son como el pavo real que luce su gran cola llena de colores y sus patas están sucias. Los turistas invaden las fabulosas obras arquitectónicas, por lo general construidas en la antigüedad, pero no ven, las zonas llenas de suburbios plagadas de construcciones sin requisitos constructivos, sin instalaciones sanitarias, ni hidráulicas. Lo triste es que eso ocurre en la mayoría de los países y en casi todas las ciudades. Se puede catalogar como El Príncipe y El Mendigo.
Cuántos personajes famosos que creíamos eran intachables, a medida que se ha escarbado a su alrededor se encuentran fenómenos increíbles. Se detecta que son corruptos, o abusadores sexuales, insoportables o egocéntricos. Algunos han logrados convertirse en millonarios y no comparten sus éxitos con sus familias, será que descubrieron cómo llevar las riquezas a la eternidad.
Ya no es posible detectar el sexo por las apariencias físicas, tampoco si las personas son realmente de la forma que muestran, algunos se operan y cambian de aspecto drásticamente. Se implantan glúteos; senos; se operan la nariz, el mentón o las orejas; se estiran la piel; se decoloran o se oscurecen la piel; se inyectan botox o se ponen lentes de contactos. Es casi imposible reconocer a muchos, después de haber pasado por uno o varios de esos procesos, o si de verdad poseen los atributos que portan.
La historia está llena de eventos que con el uso de las tecnologías y búsquedas en documentos antiguos se ha determinado que no sucedieron como los contaron. Hasta los cuentos infantiles están plagados de acontecimientos indeseables como La Cenicienta y la Bella Durmiente que reflejan el trabajo esclavo y la malicia sin fin. A cuántos personajes históricos hemos ido conociendo que no eran tan perfectos. Aunque bueno, es posible que pedimos perfección y nadie es perfecto.
Lo interesante es que la vida es así, llena de sorpresas y no se puede culpar a nadie. Muchos de los que escribieron las historias eran partidarios o no, de los personajes o acontecimientos, por lo tanto, lo plasmaron según su visión.
Existen muchas cosas ambiguas como quien dice que ama y no lo hace, quien dice protegerte y es tu enemigo, quien es tu amigo y te roba o quien es de un grupo siendo a la vez de otro. Hasta en algunas fotos las imágines captadas no son lo que parecen.
En la actualidad hemos aprendido a detectar a los falsos porque las informaciones que antes eran secretas ahoras son públicas, las personas han perdido el miedo y hablan. También se pueden ver los niveles de vida y los comportamientos. Además, las expresiones faciales y las declaraciones lo dicen todo. En cuanto a los acontecimientos, el grado de grabación es altísimo con cámaras en todos lados y con los teléfonos celulares. La historia a partir de ahora puede ser más real y podemos ser mejores personas.

Hits: 38