El Poder y las Nuevas Tendencias

El punto de vistas de los que ejercen el poder es de gran importancia, de ellos dependerá toda la organización de la sociedad. Por ejemplo, los reyes, emperadores y demás pudientes antiguos tuvieron una visión positiva al dotar a sus herederos de los mejores profesores para que aprendieran lucha, economía, las artes, matemáticas entre otros conocimientos. Por eso hoy, disfrutamos de tantas obras maestras.
Con el desarrollo de las sociedades y el avance de las tecnologías han surgidos nuevas tendencias que son un reto para los que ejercen el poder como la digitalización, la atención al medio ambiente, derechos humanos, relaciones internacionales, relaciones comerciales o igualdad de géneros entre muchos otros nuevos conceptos y al igual que los antiguos, es importantes prepararse o tener diestros asesores de todos esos mecanismos, de lo contrario no avanzaremos a la par de las nuevas eras. Aunque lamentablemente muchos tipos de poderes permanecen casi iguales a los antiguos.
Tenemos así, el poder en los hogares y esas autoridades influyen grandemente en las sociedades. La acción de mando la ejercen el padre o la madre y todos los demás miembros de la familia deben de regirse por sus normas. Sus exigencias jugaron un buen papel hasta hace un tiempo, en la actualidad esas personas amadas, aunque quieran mucho a sus familias, desconocen o no entienden las nuevas relaciones sociales y aplican su mandato según fue su vida y sus doctrinas religiosas, creando contradicciones generacionales.
También perduran instituciones gubernamentales que aún funcionan bajo reglas antiguas como cárceles sin condiciones mínimas, leyes judiciales sin actualizar, gestiones personales y administrativas llenas de pasos difíciles con largas estadías. Coexisten muchas unidades organizativas como las empresas, las escuelas y hasta instituciones no estatales que funcionan con viejos reglamentos. Por otra parte, algunos pueblos se han percatado que sus constituciones requieren de que se establezcan normas actuales.
Quién iba a pensar que lo mejor para un buen desarrollo de los niños era proporcionarles una linda infancia, sin maltrato y que los jóvenes deben estudiar, divertirse, ir a la discoteca, tener un teléfono, una computadora personal, tener relaciones sexuales con quien deseen o cambiarse de sexo. Muchos progenitores no pueden ayudar u orientar a sus proles o indicarle un sistema de ayuda porque no están preparados. Las generaciones que nacieron a finales del siglo XX en adelante son afortunadas, sus padres conocen las mayorías de los términos y además los medios están colmados de informaciones valiosas.
Además, tenemos presentes en las sociedades otros frentes poderosos y con fuertes tradiciones que no contemplan las nuevas relaciones sociales, entre ellos está el poder de las religiones, el gubernamental, el poder jurídico, el poder de las grandes compañías, el poder de las bandas, el poder de tribus y algunas comunidades aisladas, entre otras. Podemos contactar como muchas normas y legislaciones son reglamentadas aún por votos negativos de personas afines a esas organizaciones.
Todos deseamos tener poder, para imponer nuestros criterios y ese es el gran problema de la humanidad actual. En las elecciones para todos tipos de puestos e incluso para presidenciales se postulan muchos y algunos quieren repetir como si fuera un postre. Por otra parte, tenemos mecanismos como la libre expresión y libertad de prensa para expresar lo que deseamos. Las nuevas tendencias son hermosas y reconfortantes para los seres humanos, sólo que lamentablemente muchos de los que hacemos usos de todas esas libertades estamos un poco contaminados con nuestra formación antigua y otros somos implacables con los que entendemos que está mal.
El proceso de equiparar las nuevas tecnologías con la aplicación del poder es lento, pero llegará, ya contamos con personas que apoyan las nuevas visiones del mundo en cuanto a relaciones sociales, de familias, de cuidados del medio ambiente, de sostenibilidad, de sexualidad, de atención a las poblaciones, de atención a la salud y a la educación general entre otras muchas.
Quien iba a pensar que un Papa repudiaría a los abusadores y corruptos de las iglesias, quién imaginaba que un gobierno aprobaría leyes por la legalidad del aborto o por la igualdad sexual y por la distribución de las riquezas equitativamente, o que desde nuestros teléfonos pudiéramos realizar cualquier gestión con resultados ipso facto, o que las vacunas fueran gratis para los 7000 millones de habitantes.
Congratulaciones a esos que ejercen el poder y ya vislumbran el futuro de forma más humana y feliz como lo están logrando algunos países.

Hits: 35