Cantar

Cantar y coser era una expresión de facilidad. Muchos siglos transcurrieron para dar mérito a la profesión. En épocas pasadas ningún hijo les podía decir a sus padres que quería ser cantante. Muchos tuvieron que olvidarse de sus familias para llegar a su meta. Temprano comprendí, que no todos vocalizamos con calidad, sólo nos queda la ducha. Bienaventurados a los dotados, que es la punta del iceberg. Estudiar y perfeccionar el uso de sus cuerdas vocales como el que aprende a tocar un instrumento musical es imperativo. Implica años de estudio y sacrificio, entonando a diario. Cohibiéndose de muchas locuras si quieren mantener su estatus de buen cantante. Muchos pierden la tonalidad aun cuidándose, así es la vida.
La fama en esta rama es sumamente difícil, son contados los famosos. Lo bueno es que siempre se encuentra un auditorio y seguidores aunque no sean de alcance mundial. La música es como las flores, cada cual tiene sus preferencias. He leído la historia de muchos famosos y reconozco entre líneas el sacrificio. Es una profesión como la de médico si no estudian todos los días se quedan atrás. La moda es otra arista que los encauza en el éxito o lo separa del ámbito.
La huella de las voces ha sido la deuda histórica con todos aquellos que deleitaron a sus coterráneos con sus notas armónicas, no hubo técnicas de grabación hasta el siglo XX y de ellos sólo quedaron sus nombres en algunos escritos especializados. Con la tecnología actual y las facilidades de grabación, las barreras que los productores tiraban delante de muchos cantantes impidiéndole que se conociera sus canciones se elevaron al cielo. Deseos de llorar da, las vicisitudes que pasaron los grandes de la cancionista para grabar en décadas pasadas.
Los buenos tiempos de grabar llegaron. Una recomendación, si crees que puedes cantar arriesgate y grabas. Las oportunidades no se deben dejar pasar.

Hits: 22