Aromas

Al mecanismo de percibir las partículas componentes de algo por el sentido del olfato de los animales y las personas es a lo que llamamos oler, que después como si se contara con un archivo de comparación se determinan sus procedencias y sentimos el aroma. Muchas cosas parecen que no tienen olor, pero siempre alguna esencia los identifica. Es un área interesante de la vida el que todo tenga su fragancia característica. Qué mayor placer que percibir el aroma del café y los alimentos del desayuno al despertar. Podemos conocer qué se cocina al pasar por frente de una casa, cuándo la tierra se moja o cuándo se corta la hierba. Hasta lo caliente se huele.
Los olores que no le agradan a quienes los captan lo denominan pestes, pero no para todos es igual esa clasificación, depende del gusto de cada animal o persona. Bueno los perros siempre están oliendo por detrás a sus semejantes; a algunos les desagrada un perfume determinado a otros no; muchos disfrutan las fragancias de las flores, los gatos buscan el pescado y lo putrefacto por lo general es desagradable para todos, nada que hasta en eso hay diversidad. Los aromas influyen en el estado anímicos de las personas, los que le resultan agradables fortalecen al individuo, por el contrario, los que percibe como desagradables lo irritan.
En el mundo animal y humano las parejas se crean en función del aroma, el olor de tu compañero o compañera de vida, aunque no le des importancia a ese aspecto, es el lazo de unión. Sientes en tu entorno el aroma de tu pareja, aunque no esté cerca.  Muchos para eliminar dudas de infidelidad olfatean las pertenencias de sus cónyuges para ver si hay fragancias intrusas. Por cierto, las mujeres tienen el sentido del olfato más sensible que el hombre por eso degustan mucho de los perfumes y las flores. En cuanto al uso a gran escala, la industria de los cosméticos es la promotora por excelencia de las fragancias y también es utilizado como terapias para la relajación, somnolencia y placer.
Por otra parte, es tan poderoso este mecanismo de volatilización que no se puede esconder una manzana, una banana madura o café en polvo por citar algunas emanaciones fuertes. Muchos salideros de sustancias tóxicas son detectados por el olor propio o añadido y están los que se acostumbran a un olor y no lo catalogan de bueno o malo, eso es lo malo.
El sentido del olfato de los animales es tan grande que huelen hasta los terremotos. De su capacidad de oler depende su existencia en la búsqueda de alimentos y detectar el peligro. Que gran misterio encierran los pingüinos o los murciélagos que son capaces de reconocer a sus crías entre millones de ellas. Los perros se han convertido en el mejor agente de la DEA, no se le escapa ni un gramo de droga. En estos tiempos ya se están usando caninos entrenados en la detección del peligroso virus que ha irrumpido en nuestras vidas causando grandes daños.
 Nada que gracias a las emanaciones aromáticas se pueden lograr muchas cosas como la relajación, placer, señalar el peligro y cuál es nuestra verdadera media naranja.

Hits: 5