Leer es Maravilloso

Qué mejor propósito para iniciar un nuevo año que proponernos aumentar la lectura. Leer es la mejor forma de conocer al mundo y a las personas, por eso aprender a leer es un derecho humano.
Gracias a los que se dedicaron a escribir en tiempos remotos en paredes de cuevas o trozos de piedras se conocen muchas cosas. A medida que fueron pasando los siglos surgieron los manuscritos y luego las imprentas. Así aumentaron quienes plasmaban las historias, los conocimientos y sucesos de cada etapa. El número de libros y sus temas es inmenso. Se calcula que existen alrededor de 130 millones de libros en el mundo, sin contar revistas, periódicos, folletos y hasta carteles.
Los temas abordados en los diferentes escritos se cuentan por miles de millones. Cada escritor arriba una arista diferente, aunque sea el mismo asunto. El mundo de la lectura es maravilloso. Lo más reconfortante de esta vida es sumergirse en una historia como si fuéramos los protagonistas o apropiarnos del conocimiento que nos proporciona lo escrito. Hasta leer un cartel es importante, da la información resumida.
Muchas obras tienen el encanto de convertirse en eternas como La biblia, La Ilíada de Homero o Don quijote de La Mancha. Otros se han convertido en leyendas de imprescindibles lecturas como El Principito, Cien años de soledad, En Nombre de la Rosa o Los Miserables entre otras. Por otra parte, de las grandes obras se han editado millones de copias en varios idiomas como 3900 de La Biblia, 65 del El Alquimista, 57 del Código da Vinci, 103 del El Señor de los Anillos y 400 de Harry Potter por citar algunas cifras. No importa si de una obra o un escrito se emiten pocas copias, siempre habrá un lector para cada mensaje.
Se dice que las redes sociales les han quitado protagonismo a los libros, a los periódicos y a las revistas, sólo es un nuevo medio de presentarlas. Han representado un enorme beneficio a la literatura y el número de lectores ha aumentado considerablemente. Hace sólo unas décadas que no se podía acceder a los diferentes formatos impresos con facilidad. Quien poseía un ejemplar de cualquier escrito lo tenía como una prenda íntima y acceder a muchas obras era casi imposible. Ni en las bibliotecas se encontraban los ejemplares que se deseaban leer. Los datos históricos, económicos o de índoles estratégicos eran secretos de estados y para escribir un libro se requerían años de sacrificios y muchos fueron castigados por ellos.
Hoy podemos encontrar muchos libros, artículos u otros formatos de escritos en las redes sociales, incluyendo obras literarias que soñábamos leer. Qué oportunidad tienen las generaciones actuales que pueden acceder a todo ese caudal de lectura y practicar turismo literario como lo deseen desde sus casas. Se pueden escudriñar obras antiguas o de etapas más recientes con sólo dar un clic o activar un carrito en su PC y al rato le tocaran la puerta.
Leer nos brinda la oportunidad de conocer la historia, el funcionamiento de las cosas, las costumbres de los pueblos, hacernos especialista en algo o conocer los avances de las ciencias entre otras cosas. También puede hacernos reír, llorar, reflexionar o llenarnos de cultura con la ventaja que se puede releer.
Lo malo es que el gusto por la lectura no se puede imponer y muchos leen estrictamente lo necesario para su educación. Por otra parte, leer escritos de diferentes fuentes es importante, no interesa que parezcan contrarios a nuestros razonamientos, así podemos comprender que no estamos solos en este bello universo y que en el mundo, todos los humanos tenemos los mismos problemas.

Hits: 19